Cindy Gallop: sexo, tecnología y ambición

por Daniel Ulibarri

IMG-2355

Cindy Gallop quiere cambiar el mundo. Le encanta la sencillez radical y los consejos simples. Y le vale un carajo lo que opinen los demás.

Se autoproclama la Michael Bay de los negocios con su famoso lema: “I like to blow shit up”, tal y como el afamado director de películas como Transformers y Armaggedon; y vaya que lo ha demostrado al romper con los cristales y fronteras de la publicidad y la etiqueta anticuada del mundo de los negocios.

Explosiva y brillante, Gallop ha tenido una de las carreras más dinámicas y exitosas en el ámbito publicitario.

Su personalidad audaz y sin rodeos la han convertirdo en la consultora clave para cualquier marca que busque romper con el status quo y cambiar las reglas del juego.

Esa es la especialidad de Cindy Gallop… y la mujer se lo toma muy en serio.

Además de su carrera sobresaliente en la industria publicitaria, esta mujer de negocios tiene la consigna personal de estar en una lucha constante y feroz por la igualdad de las mujeres en el mundo corporativo.

Es el cerebro detrás de Make Love Not Porn, un proyecto que busca romper con los mitos de la pornografía y empezar un diálogo sobre cómo la gente de distintas partes del mundo tiene sexo en su vida cotidiana, su contexto y realidad.

El año pasado creó el fondo, All The Sky Holdings, para ayudar a otras compañías de tecnología y sexo (“Sextech“) a despegar.

También es la creadora de If We Ran The World, una plataforma que junta las ideas de personas con buenas intenciones para convertirlas en acciones, hechos y proyectos concretos.

Cindy-Gallop-1-695x1024

Encantadora e irresistible, la imagen de Cindy -graduada con honores de la Universidad de Oxford en Inglaterra- ha sido algo polémica: no tiene un sólo pelo en la lengua y cuenta con la formación, experiencia, seguridad y todo el conocimiento necesario para respaldar sus inquietudes e innovadoras ideas.

Sus intereses abarcan la igualdad de derechos y oportunidades en el ámbito laboral, las nuevas tendencias en la forma de hacer negocios, el contenido sobre la estética, la autenticidad de marca, la tecnología y cómo esta se relaciona con el sexo.

No le tiembla la mano para señalar, criticar, cuestionar, incomodar, replantear y proponer ideas radicales y coherentes sobre -por ejemplo- algunas de las formas en las que, como sociedad, nos manejamos y comportamos.

Gallop es, y seguirá siendo, una de las autoridades más respetadas y excéntricas en el terreno empresarial mundial.

54dd173f66988

Su facilidad de palabra, su capacidad para captar la atención de cientos de personas en sus famososas charlas, su elocuencia y, ante todo, la importancia de sus mensajes y discurso, la han convertido en el huracán que necesitamos más que nunca no solamente el ámbito corporativo, sino también la vida cotidiana en esta y cualquier otra sociedad.

Cindy Gallop es sin duda un fenómeno. Es producto de sus propias diversas experiencias y su innegable astucia. Igual se interesa por temas tabú a como se preocupa por las nuevas generaciones que buscan abrirse un camino como profesionales.

Su mayor sueño: un mundo en el que las mujeres y los hombres tengamos igual acceso a las oportunidades.

Cindy conversó conmigo por segunda ocasión. La primera fue en el 2015 durante su única visita a Costa Rica hasta la fecha, en un encuentro cara a cara.

Esta vez, nos comunicamos por correo en una entrevista exclusiva para Las Malas Palabras

video-featured

¿Alguna vez te has sentido limitada por ser mujer?

– Sí, definitivamente tendría una mejor vida si hubiera nacido hombre. Cuando eres mujer todo es difícil, todos los días.

¿Cuáles crees que son los desafíos que enfrentan actualmente las mujeres en el mundo de los negocios?

– El mayor desafío es que en la cabeza de toda industria y de toda compañía, hay un grupo de hombres blancos, hablando a hombres blancos sobre otros hombres blancos. Y no quieren que las mujeres sean parte de ese mundo y no tienen por qué pues para ellos, están bien como están, con el sistema como es.

Por eso yo animo a las mujeres a luchar contra el sistema desde adentro.

Estoy promoviendo el que las mujeres empiecen sus propios negocios, porque de esa manera pueden rediseñar los esquemas de la manera en la que quieren trabajar, pueden operar sus negocios bajo sus propios principios y filosofías y pueden hacer algo totalmente rentable, considerando que las mujeres somos las principales consumidoras de todo.

Sos un referente importante cuando se habla de feminismo e igualdad en los negocios, ¿cuándo sentiste que debías tomar esta bandera y convertirte en la voz de otras mujeres?

– Cuando tengo una opinión importante sobre algo, lo digo, así que en ese sentido simplemente estoy siendo yo, viviendo mis valores. Pero creo que en los últimos años me he dado cuenta de que tengo una oportunidad que otras mujeres no tienen porque no trabajo para nadie en la industria.

No dependo de una agencia o de un holding, por lo que puedo decir exactamente lo que pienso, sin temer meterme en problemas con mi jefe. Así que literalmente me importa un carajo el qué dirán, y esa es una posición de alguna forma privilegiada en la que me encantaría que estén todas las mujeres.

Pero la realidad es otra y el hecho de estar aquí me hace sentir que tengo la responsabilidad de decir lo que otras personas quisieran y no pueden.

05cover-videoSixteenByNine1050

¿Qué significa “reinventarse”? ¿Por qué las marcas deberían hacerlo?

– Es reconfeccionarse completamente desde la esencia y ver con una nueva visión todo aquello que hacemos para rediseñar la forma en que la hacemos.

En términos de marcas, una de las cosas más importantes de reinventarse es que hay valores de marca que no deberían cambiar jamás, pero también hay muchas otras cosas que pueden ser reinventadas, rediseñadas, rearticuladas y refrescadas con regularidad.

Hay que entender los valores esenciales de la marca alrededor de los cuales se reinventará para mantenerse relevante, fresca y atractiva.

¿Cuándo deberían reinventarse las marcas?

– Necesitan pensar en reinventarse precisamente en el momento en que piensan que no lo necesitan. Y esto significa que cuando estás teniendo éxito es cuando debes considerar reinventarte, porque no hay que esperar al momento en que somos menos exitosos para hacerlo.

Con tantas propuestas para reinventar marcas, ¿cómo seleccionas?

– Ahora que me desenvuelvo como consultora, soy muy selectiva para trabajar solo con las marcas que quieran cambiar el juego en su categoría. Vienen a mí por ideas radicales e innovadoras; nada de lo que hago es status quo. Por eso siempre digo: “me gusta hacer explotar las cosas, soy la Michael Bay de los negocios”.

No lo digo solo para ser graciosa o creativa, sino porque creo firmemente que hay que crear una estructura propia. En esta forma de trabajar, me gusta atraer a las personas que piensan igual que yo y alejar a las que no porque son un gasto de tiempo y esfuerzo.

3_19_10_cindygallup18201

¿Cómo nació la idea para Make Love Not Porn?

– Por accidente. Make Love Not Porn nace directamente de mi experiencia. Yo frecuento hombres más jóvenes, que normalmente están en sus 20s, y a través de tener citas con ellos encontré un problema del que nunca antes habría hablado si no lo hubiera vivido tan personalmente.

La convergencia de estos dos factores significa que el porno se ha convertido en la educación sexual por default, porque no hay nada más. Me encontré a mí misma en medio de muchos comportamientos sexuales en los que me preguntaba “¿de dónde rayos salió esto?”.

Y  pensé que si yo estaba pasando por eso, muchas otras personas debían estarlo también. Quise hacer algo al respecto y así, hace nueve años, creé Make Love Not Porn. Y el mundo respondió: hombres y mujeres, heterosexuales y queer, jóvenes y maduros, de todos los rincones del mundo, incluyendo Costa Rica y América Latina. Ahí fue cuando sentí la responsabilidad de tomar esto como un negocio.

¿Cuál es el peor consejo empresarial que has recibido a lo largo de tu carrera?

– El peor consejo lo recibí hace 10 años. Estaba hablando con un hombre con un cargo muy importante sobre mi negocio y me dijo: “tu problema Cindy, es que estás pensando demasiado en grande, deberías pensar más pequeño”. Nunca se imaginó dónde estaría yo hoy. Esto algo muy común para las mujeres en el mundo de los negocios, pero debemos seguir.

¿Qué te inspira? ¿Cuáles han sido los momentos y las ideas que más identifican tu carrera y tu vida?

– El mejor momento de mi vida -y no es un momento particular sino una comprensión gradual- fue el día que me di cuenta que ya no me importaba lo que los demás pensaran.

El miedo a lo que otros puedan pensar es la dinámica más canibalizadora para los negocios y la vida; nunca serás dueño del futuro si le das importancia al qué dirán. Conócete a ti mismo, lo que haces, lo que crees y lo que valoras, vive tu vida y haz tu trabajo de acuerdo a esos valores en los que crees y no le des mayor importancia a lo que alguien más piense de ti.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.