La música de nuestra adolescencia, la de nuestra edad adulta

por Daniel Ulibarri

musicaaa

El pasado 10 de febrero The New York Times publicó The Songs That Bind (Las canciones que conectan), un fascinante artículo en el cual su autor (Seth Stephens-Davidowitz) reunió información estadística de diversos servicios musicales de streaming para estudiar comportamientos de consumo y explicar lo que él consideró una brecha generacional de gustos musicales.

Después de analizar las tendencias en Spotify, Seth notó que la popularidad de ciertas canciones estaba relacionada con grupos de edades que las escucharon cuando eran adolescentes.

Vale destacar que Stephens-Davudowitz recibió un doctorado en economía de la Universidad de Harvard en el 2013 y que su trabajo se centra en el uso de grandes fuentes de datos para descubrir conductas y actitudes previamente ocultas.

3360Seth Stephens-Davidowitz

Es un ex analista cuantitativo en Google y me cuenta que está terminando un libro basado en diversas investigaciones sobre tendencias del comportamiento de distintas poblaciones en múltiples escenarios.

Me asegura que la música y la adolescencia son dos ingredientes que se cocinan en un vínculo fascinante y longevo. Como ejemplo, “Creep” de Radiohead, que Seth descubrió es la más popular entre hombres que hoy en día tienen alrededor de 38 años (y acababan de entrar a la adolescencia cuando la canción se convirtió en un himno).

rad

El periodo más importante para los hombres al formar sus gustos en su vida adulta es entre los 13 y 16 años”, escribió, añadiendo que “el periodo más importante para las mujeres es entre los 11 y 14 años”.

En otras palabras, los adultos no escuchamos mucha música nueva, aunque sí hay un pequeño cambio a nuestros 20 años.

spice-girls-old-620x326

Tanto para hombres como para mujeres, a principio de sus 20 los gustos musicales que adquieren en esta etapa como adultos son la mitad de influyentes en comparación con los primeros años de su adolescencia”, explicó Stephens-Davidowitz.

Hasta aquí, todo muy simple. Lo que no explicó esta investigación es por qué.

Para entender más este fenómeno —tanto por cuiosidad como para compartir en Las Malas Palabras— tuve mi propio flashback adolescente y contacté a mi querida psicóloga Dina Krauskopf Roger, prestigiosa autora, investigadora, Profesora Emérita y Master en Psicología Clínica.

Krauskopf tiene más de tres décadas ejerciendo en Costa Rica, ha publicado múltiples investigaciones y es miembro del Comité Académico del programa de Postgrado en Psicología De La Adolescencia de la prestigiosa Universidad del Desarrollo, en su natal Chile.

maxresdefaultDina Krauskopf

Bueno doc, ¿por qué tantos adultos estamos obsesionados con la música de su adolescencia? ¿Es pura nostalgia? ¡Yo odié mi adolescencia!

– Yo recuerdo (ríe). Lo que pasa es que la adolescencia es un periodo de ‘sensibilidad social’ esencial, o sea que es un periodo de la vida en que eres receptivo a otras personas e ideas —más que en periodos posteriores—, de manera que esas interacciones e ideas tienden a permanecer.

En términos de evidencia científica, es muy difícil recolectarla, pero es una idea que ha sido propuesta en los últimos años en el campo de la psicología. Es algo que seguimos tratando de investigar.

Otra razón tiene que ver con el cerebro y se llama ‘actividad cerebral funcional’, y no son ideas exclusivas entre sí.

Cuando los adolescentes procesan actividades con estímulos de recompensa —pueden ser desde dinero hasta azúcar o incluso que le gustes a alguien a quien respetas—, parecen ser más sensibles que las personas más jóvenes y viejas, y esto responde a esas actividades.

Entonces, ¿eso significa que entre más amemos algo, es más probable que se quede con nosotros después?

– No necesariamente, pero podría ser un combinación de fuerzas.

¿Por qué crée que los gustos de quienes nacieron hombres se forman después de quienes nacieron siendo mujeres?

Cualquier cosa que señale un año después para los niños que para las niñas, está relacionado con la pubertad.

Sabemos que las hormonas de la pubertad no sólo afectan nuestros cuerpos y órganos reproductores, también afectan a nuestro cerebro. Afecta cómo percibes e interactúas con la gente. Esa parece la hipótesis más obvia.

Sería interesante comprobar si quienes pasen por la pubertad les gusta la música de cuando tenían 16 más que cuando tenían 14.

062016-music-10-things-we-don-t-miss-about-90s-hip-hop-10-parental-advisory-warning

Y, ¿por qué sostiene que existe un nuevo pico en los 20, en lo referente a gustos musicales?

– Me gustaría ver si este pico varía dependiendo de si van a la universidad, cuando se van de casa, su estado socioeconómico, etcétera. Porque podría ser algo sobre llegar a un nuevo lugar y conocer a gente nueva, estar rodeado de ideas nuevas.

Pero también podría ser otro mecanismo cerebral. Necesitaría más información.

¿Piensa usted que nuestros gustos están formados de otra manera en nuestra adolescencia? O sea, no sólo la música que nos gusta, sino las películas, la moda…

– La música parece todo un paradigma, ¿verdad? Otros temas no son tan tajantes.

La moda es muy cara para un adolescente, por ejemplo, así que ocurre otro tipo de cosas. Otro rasgo evidente, serían las creencias espirituales y actitudes.

Las preferencias ideológicas podrían estar formadas en tu adolescencia, porque es un momento en que quizá estés más abierto a las ideas espirituales y religiosas, ese tipo de cosas.

Dejá un comentario