Spotify se prepara para convertirse en una compañía pública

spotify daniel ekDaniel Ek, el CEO de Spotify, en el  2016

El plan de Spotify de convertirse en una compañía pública podría generar 23 mil millones de dólares, lo cual beneficiaría enormemente a las disqueras más grandes, pero el gigante sueco todavía tiene que mejorar su relación con los artistas y compositores que afirman que el pago de sus regalías es injusto.

Cuadran las cosas para no tener que pagarle al artista”, le dijo David Crosby a la revista Billboard. “He perdido la mitad de mis ingresos por la astucia de estos tipos. Antes ganaba plata con mis discos, pero ahora no gano nada”.

La respuesta de Spotify a este tipo de críticas ha sido, por años, la misma: han pagado más de 10 mil millones de dólares en regalías a artistas, disqueras y editoras musicales, según los cambios en su oferta pública de venta, y la compañía ha salvado el negocio de la música de la piratería en internet.

Spotify fue fundada bajo la creencia de que la música es universal y que el streaming es un modelo fuerte y sin grietas que beneficia a los artistas y a los fanáticos de la música”, dice en el documento de 260 páginas.

Jim Caparro, expresidente de Island Def Jam Records, comenta: “Los vientos de Spotify están soplando en la dirección correcta para la industria de la música”.

how-spotify-creates-hits-illo-

Pero la crítica que hizo Thom Yorke en 2013, al considerar a Spotify como “el último pedo de un cuerpo muriendo”, sigue siendo apoyada por varios artistas y compositores.

Como la mayoría de las plataformas streaming, el sistema de regalías de Spotify beneficia a los grandes artistas, dejando poco para los más antiguos y de culto.

La compañía paga, aproximadamente, siete dólares por mil reproducciones.

Es decir, Ed Sheeran, el artista número uno de Spotify con 6,300 millones streams, ganó más de 44 millones de dólares el año pasado; por su parte, el trío de jazz The Bad Plus recibe menos de 100 dólares cada tres meses y se negó a publicar su álbum en dicha plataforma.

Las canciones de Lighthouse, el álbum de Crosby de 2016, tuvieron 2,200 millones de reproducciones en Spotify, pero la veterana estrella de rock dice, “Fue un buen disco. No he ganado ni cinco centavos”.

“Todavía estamos a la deriva en el mundo del streaming”, añade David King de The Bad Plus en entrevista con la publicación Spin. “Da risa. En cada cheque de regalías nos dan centavos por las reproducciones”.

Los compositores han sido más específicos en sus críticas: Wixen Music Publishing, que maneja los derechos de canciones de Tom Petty, The Doors y Neil Young, entre otros artistas, demandó a Spotify el año pasado por 1,600 millones de dólares por usar composiciones sin tener las licencias o por el pago de regalías.

Solo queremos que haya una compensación razonable y seguir adelante”, declaró Randall Wixen, fundador de la compañía, en un comunicado de prensa.

pjimage-21-920x584

Richard Busch, un abogado que representa a varias editoras musicales de Nashville que demandaron a Spotify por razones parecidas, añade a la publiciación Consequence Of Sound, “Está claro, infracción de derechos intencional”.

Los representantes de Spotify se negaron a comentar sobre las críticas, pero señalaron al documento de la empresa y los 10 mil millones que han pagado a los artistas.

En mayo pasado, Spotify hizo un arreglo con los cantautores David Lowery (de Cracker y Camper Van Beethoven) y Melissa Ferrick por 43 millones de dólares. Pero muchas editoras musicales, incluyendo Wixen, decidieron no participar en esa decisión, alegando que la compañía todavía tiene que crear un sistema que pague justamente a los compositores.

No importa quién escribió la canción, para Bob Dylan hay 700 versiones de All Along the Watchtower y, prácticamente, no le pagan por ninguna”, dice Jeff Price, fundador de Audiam, una empresa que ayuda a artistas, desde Dylan hasta Metallica, a recuperar las regalías. “No tiene ningún sentido”.

Spotify, que empezó como una compañía pequeña hace 12 años, ha crecido hasta ser una de las empresas más importantes en el negocio de la música.

Arrancó en Europa en una época en la que los fanáticos de la música estaban descargando canciones de forma ilegal, arruinando a los artistas y a las disqueras, pero el servicio “freemium” con publicidad le ganó a los piratas.

Gracias a Spotify, y a sus competidores como Apple Music y YouTube, el negocio volvió a crecer en los últimos años (las ganancias de los servicios streaming han crecido exponencialmente de menos de mil millones de dólares en 2014, a casi 3 mil millones en 2016, según la Asociación de la Industria de Grabación de Estados Unidos).

Todos se dan cuenta que se puede ganar mucho dinero en streaming”, dice Jim Urie, expresidente de distribución de Universal Music.

spotify-artist-pay-varies-ipo-2018

Pero no todos los artistas son críticos. Will Toledo, líder de Car Seat Headrest, trinó hace poco que había ganado 30 mil dólares desde 2013, simplemente publicando música vieja en Spotify a través de un servicio llamado Distrokid.

Algunos artistas están ganando plata con Spotify”, ha contado Will Toledo a Rolling Stone Magazine. “No es una experiencia totalmente negativa”.

Alex Luciano, de la banda indie Diet Cig, añade, “Un niño de 13 años que no tiene trabajo, pero sí una mesada y acceso a internet, puede pagar para escuchar nuestras canciones. Lo que hemos hecho via streaming es una cantidad adecuada”.

No solo las disqueras, los compositores también tienen un nuevo ingreso a través de streaming y ha remplazado, en su mayoría, lo que ganaban con álbumes”, añade Howard King, abogado de Metallica, Dr. Dre, Kanye West y Pharrell.

Es un negocio muy bueno para los artistas”.

Al igual que sucedía con la venta de discos, los grandes artistas de las disqueras más importantes han podido negociar por las ganancias en streaming (un artista nuevo y desconocido puede obtener entre el 12 y el 15 por ciento de las regalías, mientras que una estrella de la talla de Taylor Swift puede llevarse el 40 por ciento, según las fuentes).

Por eso, en parte, es que los artistas más pequeños obtienen ganancias tan bajas, especialmente cuando se le compara con la venta de un disco o la descarga en iTunes. Pero, en general, los números están aumentando.

Nos hemos dado cuenta que el ingreso del streaming ha cambiado”, dice Richard Jones, mánager de Pixies y Teenage Fanclub, entre otros. “Las disqueras están ganando más dinero, pero cómo le pagan a los artistas es un punto debatible”.

62360023

Si la oferta pública de venta de Spotify genera algo parecido a 23 mil millones de dólares, Sony Music Entertainment, hogar de Beyoncé y Bruce Springsteen, podría ganar mil millones adicionales, y su competencia, como Warner y Universal, un número similar.

Las tres grandes disqueras se han comprometido a compartir estas ganancias con sus artistas, pero todavía no está claro cómo se va a hacer.

Nadie sabe”, dice una fuente que trabaja en uno de los sellos.

La gente dice, ‘Bueno, es fácil, coges el uso de la plataforma desde el principio y lo divides basándote en eso’. Pero si Bruno Mars ha sido el que más streams ha generado recientemente, ¿simplemente le vas a dar un cheque gigante? No es fácil”.

Esa explicación no satisface a críticos de las plataformas streaming como Roger McGuinn, exintegrante de The Byrds (que hace poco destruyó a Pandora en Twitter).

Geoff Barrow de Portishead, que también ha criticado a Spotify, les preguntó a los músicos que lo siguen en Twitter cuántos han ganado más de 500 libras esterlinas gracias al servicio, lo que llevó a docenas de quejas y a ser retwiteado por Thom Yorke de Radiohead.

La oferta pública de venta ayudará a las disqueras, pero los artistas se preguntan cómo llegará ese dinero a sus cuentas.

Los sellos discográficos son parte del problema. Por eso no quieren cambiar las cosas, a ellos les pagan, pero a nosotros no”, afirma Crosby.

No puede continuar de esta forma”.

 

Dejá un comentario