Una pastilla anticonceptiva masculina

quartz-1000x563

Desde la década de los 60, las pastillas anticonceptivas para las mujeres han sido consideradas uno de los medicamentos precursores de la revolución sexual, pero más de cinco décadas después, ya ha llegado la hora de que los hombres también compartamos al responsabilidad de prevenir los embarazos no deseados más allá del uso de los preservativos: nuevas pruebas clínicas apuntan a que el anticonceptivo oral masculino puede ya estar en su fase final.

Y sí, sabemos que al menos una vez al año estas noticias reviven gracias a nuevas investigaciones que no resultan en nada: durante al menos el último lustro hemos conocido de varias versiones de la píldora masculina, así como versiones inyectadas y geles que han estado en desarrollo, y que han tenido un camino largo y difícil, pues ensayos previos han sido desechados debido a efectos secundarios no deseados, como cambios de humor, mala piel y aumento de peso, cosas que las mujeres vienen experimentando desde los años 60 sin que nadie proteste al respecto… curioso, ¿no?

La nueva píldora para hombres se conoce como undecanoato de dimethandrolone (DMAU), y es bastante similar a la mayoría de las píldoras anticonceptivas femeninas actualmente en el mercado, ya que contiene una combinación de hormonas sintéticas: un andrógeno (como la testosterona) y un progestágeno (progesterona sintética).

Las pruebas clínicas más recientes hechas en la Universidad de Washington demuestran que efectivamente disminuyen la producción de espermatozoides, evitando el embarazo. Además, los efectos secundarios son mínimos. ¡Yay!

Durante mucho tiempo, la idea de lanzar una pastilla anticonceptiva masculina había sido descartada porque “los hombres no lo harían” o “no se podía confiar en que lo tomarían”, pero encuestas recientes han visto un cambio de actitud (en especial de las generaciones más jóvenes) con respecto al uso de un posible medicamento que impida la concepción.

Y aunque todavía no ha sido aprobada, estas nuevas pruebas clínicas indican que al menos estamos un paso más cerca de finalmente ver una píldora masculina.

¡Cruzando los dedos!

Dejá un comentario