Virginia Echeverría, textura y color

Colores vibrantes, formas alucinantes y texturas únicas son la materia prima de la artista chilena Virginia Echeverria  para realizar sus increíbles collages únicamente analógicos.

Sus composiciones abstractas intentan establecer una relación con el contexto en el cual habitan, sumergiendo al espectador en una naturaleza repleta de secretos y efectos psicodélicos.

Algo asombroso en su producción es que no recurre a la intervención digital por lo que sus piezas conservan una autenticidad intachable: están totalmente hechas a mano.

Virginia propone una nueva forma de percibir el collage ya que no comprende el simple hecho del “cortar y pegar” si no la historia y el proceso de experimentación previo que se realiza sobre la obra, interviniendo fotos antiguas con exultantes formas geométricas que causan un efecto tridimensional y asombroso a quien las observa.

El contraste que genera a partir de las texturas de papeles y cartones coloridos redefinen una técnica que está nuevamente en la cresta de la ola pero que pocos dominan con la soltura y armonía logradas por la artista Chilena.

Un conjunto de elementos disimiles tan magistralmente integrados que nos alejan cada vez más de la tijera y el pegamento para aproximarnos a una atmósfera de exploración permanente que versa en observar, descubrir y saborear las dimensiones perdidas que el arte de Virginia reencuentra en un proceso irreversible.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.