Por qué amar a ‘La casa de las flores’

177331-5721565d5af0b316f30e2e68092f70b3-1200x800

Todos recordamos esas tardes de antaño —y no tan antaño— en las que, después de comer, podíamos acomodarnos en el sofá junto a la abuela, por ejemplo, y ver la telenovela de moda de aquel momento.

Aterrizando en las televisiones desde México, Colombia y Venezuela llegaban los hilos narrativos más pintorescos: incesto, secretos, engaños, movidas del pasado.

Este género fue cayendo y, aunque su imagen permanecía en nuestro recuerdo con cierta gracia, no parecía que nada pudiera hacerlo resurgir de sus cenizas (al menos no más allá de las formas en las que ya existía).

Hasta que llegó La casa de las flores, atrayendo a quienes echaban de menos las telenovelas y haciendo que los más resabiados le dieran una oportunidad a un género que jamás consiguió engancharlos.

Las razones para seguir la serie de moda son amplios y todos muy convincentes.

La-Casa-De-Las-Flores-Trailer-00

Personajes, actrices y actores

En primer lugar se destaca a Verónica Castro, el personaje que hace de Virginia, la madre.

Esta reputada actriz mexicana ha formado parte de las telenovelas mexicanas más reconocidas y en esta ocasión tendrá que ir enfrentándose, poco a poco, a su mayor miedo: el qué dirán.

Otro de los personajes más adorados es el que encarna la actriz Cecilia Suárez: Paulina de la Mora, la hermana mayor de la familia.

La forma de hablar del personaje es lo que la ha hecho destacar, ella habla por sílabas y ya ha conseguido no solo tener las frases más famosas de la serie sino también su propio challenge, un sinfín de fans grabándose mientras intentan hablar como ella y compartiendo sus vídeos junto al hashtag #PaulinaDeLaMoraChallenge.

El personaje, además, lucha por los suyos, es feminista y muy solidaria.

Paco León interpreta al ex marido de Paulina, José María, que luego pasa a llamarse María José, debido a que se da cuenta que, en realidad, es mujer.

Muchas han sido las críticas que ha recibido el actor por aceptar el papel y la responsabilidad de representar la transexualidad.

Varios de los seguidores han defendido que este personaje debería haberlo encarnado una persona transexual.

Lo cierto es que, finalmente, muchos han visto que el actor defiende muy bien su papel y en ningún momento cae en la parodia. Es uno de los personajes más nobles de la telenovela.

Diversidad, respeto y visibilidad LGTBI

Uno de los puntos más aplaudidos por los fans es la visibilidad que La casa de las flores da al colectivo LGTBI.

Muestra la homosexualidad, la bisexualidad, la transexualidad y el travestismo, buscando el respeto e intentando que deje de tratarse como un tema tabú.

Este plus de la serie dirigida por Manolo Caro cobra aún más importancia al estar situado en México, un país que todavía no reconoce a nivel nacional el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El hijo menor de la familia (ya de 29 años), Julián, tiene una novia con la que no quiere estar porque, en realidad, es homosexual —o bisexual, está descubriéndolo— y tiene encuentros con lo que él y toda la familia llama ‘un amigo’.

El personaje interpretado por Darío Yazbek Bernal (el hermano de Gael García Bernal) vive en una noria de emociones en las que se ve y se aprende lo importante que es saber tomar decisiones.

Una historia como la de Julián nunca había sido concebida, ejecutada y aceptada a lo largo y ancho de América Latina de una forma tan espontánea. Ni en el cine ni en la tele.

Recuperar la telenovela, pero bien

El drama sigue formando parte de las telenovelas y eso no se deja de lado en La casa de las flores.

Es más, hay muchas escenas dramáticas que dejan al espectador sorprendido y con las que se tendrá que ir viendo el desenlace a lo largo de la trama.

Pero eso sí, es un drama renovado, fresco y que siempre, o casi siempre, añade un punto de humor inesperado y, justamente por ello, muy divertido.

Es humor negro en estado puro que desmitifica el dramatismo y deja un buen sabor de boca.

En esta misma línea de aciertos, uno a remarcar es el hecho de añadir el cabaret y junto a él a los personajes que encarnan a las drag queens y al trabajo que hay detrás de estos transformismos maravillosos.

Eso junto a los shows de canto y baile que tiñen de actualidad a la telenovela. Para apoyar los espectáculos y las diversas escenas de cada capítulo otra de las buenas elecciones es, sin duda, la banda sonora.

Mecano, Alaska, Gloria Trevi o Yuri son solo algunos de los tantos grupos y músicos que dan vida a la serie haciendo que se salga de los clichés musicales que acompañaban, desde siempre, a este género televisivo.

Se trata de una opción diferente en todo lo que ha ido saliendo hasta ahora. Son 13 capítulos de aproximadamente 30 minutos cada uno y que saben enganchar al espectador.

La serie se beneficia por su limitado número de capítulos, que sin duda permitieron tanto a los guionistas, productores y actores a realizar una obra más consistente y bien hilada: con una mezcla magistral de dolores, rencores, secretos, enredos y carcajadas.

Estrenada el pasado 10 de agosto ya lleva muchos fans a sus espaldas y ha sido el gancho para aquellos que están haciendo tiempo mientras esperan el estreno de series como Juego de Tronos o Stranger Things.

Tanto si sos de quienes esperan o bien si, desde siempre, te han gustado las telenovelas, esta es tu serie.

Se pasa un buen rato y, siempre, con moraleja incluida.

Cecilia Suárez es Paulina de la Mora, la hija mayor de Virginia de la Mora. Está ‘enganchadísima con el Tafil‘, tiene un ex-marido que ha cambiado de sexo y un hijo rebelde.

Verónica Castro regresa triunfalmente a las pantallas como la matriarca Virginia de la Mora, quien fuma monte y es tan infiel como lo fue su marido. 

La Casa De Las Flores está disponible en Netflix.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.