¿Cómo va la huelga?

41684545_2373176326032490_6335117722703101952_n

¿Quiere saber cómo va la huelga? Fíjese en los bloqueos. Si aumentan, la huelga va mal; si bajan, va bien.

Y como en las últimas horas hasta la Antorcha de la Independencia fue bloqueada, me da la impresión de que la huelga va mal; es decir, que Albino Vargas, el Eterno, y su corte de dirigentes asociados no han sido capaces de que los empleados públicos, de forma masiva, apaguen la luz y cierren la puerta.

Pero nada de lo anterior quiere decir que la huelga se acabará, a menos que…

¡Entren en acción los rectores de las universidades públicas, agrupados en el CONARE, y los obispos católicos, agrupados en la Conferencia Episcopal!

¡Sorpresa! Ya han entrado.

Ofrecieron mediar entre el Gobierno y la cúpula de los sindicatos. El presidente Carlos Alvarado dijo sí. Todavía no sabemos cuál será la actitud de los otros. Presumo que dirán lo mismo, porque un fin de semana puede ser demoledor para mantener parados (no erectos) a los que ya estaban. Recordemos, a manera de indicio, que a uno de los pocos camiones que le abrieron el paso en un bloqueo fue a un furgón cargado de cerveza. ¡Buen augurio!

Lo que habrá que ver, si la mediación de veras se da, es cuáles serán las pretensiones de cada parte.

¿A cambio de qué los sindicalistas frenarán el movimiento? Una posibilidad es que a cambio de no sufrir una derrota después del finde. Otra posibilidad es que sea a cambio de que el Ejecutivo y otras instituciones retiren las solicitudes de ilegalidad de la huelga planteadas ante los tribunales como paso previo para establecer una “mesa de negociación”.

Esto sería una buena forma de salvar cara, pero implicaría decir que todo ha sido en vano. Además, ¿qué se podría negociar, si el propio presidente ha dicho que la reforma fiscal es indispensable, porque si no este pedacito de tierra feliz-infeliz se hundirá? Es decir, no la retirará (espero) y las posibilidades de cambios que satisfagan a Albino son remotas.

Carlos –el Bueno— Alvarado podría sentarse a hablar, a pesar de que exigió terminar la huelga para hacerlo, diciendo que es necesario buscar la paz social. Bueno, quizá le pegue.

Y si todo esto se da, ¿cuál será el futuro? Me refiero al de la reforma, porque ya sabemos que el del país está entre regular (para los optimistas), malo (para los neutrales) y peor (para los pesimistas).

Esperemos al lunes para saber, luego de unas cervecitas. Qué pase a partir de entonces con los bloqueos nos dará buenos indicios.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.