El pudor es un diseño pasado de moda

Hoy más que nunca se convierte en una ‘virtud’ fastidiosa que debe ser desafiada con valentía para ejercer nuestra identidad y sexualidad como nos plazca… Si tan virtuoso es el pudor, no habrá problema con dejarlo guardado en casa.