La música de nuestra adolescencia, la de nuestra edad adulta

Un artículo de The New York Times reveló que nuestras preferencias musicales adultas más fuertes se establecen en la adolescencia. Para las mujeres, tiene 13 años; para los hombres, es un poco más tarde, 14.

El pudor es un diseño pasado de moda

Hoy más que nunca se convierte en una ‘virtud’ fastidiosa que debe ser desafiada con valentía para ejercer nuestra identidad y sexualidad como nos plazca… Si tan virtuoso es el pudor, no habrá problema con dejarlo guardado en casa.